SuperPup

Es normal que si tenemos un animal pequeño en la familia podamos trasladarlo en un medio de transporte como puede ser un auto. Muchas personas tratan a su  mascota como una persona más en muchos sentidos y, por más que cueste creerlo, hay quienes realmente no ven diferencias entre humano y animal en los tratos y cuidados.

Si hablamos justamente de trasladar una mascota en coche, ante todo es importante que el animal no se encuentre en el asiento del acompañante ni que esté acostumbrado a manejarse dentro del coche como en cualquier otro lugar. Si bien es bueno verlo viajar tranquilo, y sin nervios, el hecho de que pueda pasarse de un lado a otro, y que pueda jugar, puede terminar siendo peligroso, porque puede distraer al conductor, puede interferir en su visión, o en alguna maniobra.

Por eso; hay que tenerlos bien ubicados para que además, tampoco se lastimen. Lo ideal entonces es que puedan ir en el maletero, acostados, con su camita si es necesario y tranquilos. O en la parte trasera del auto, pero con alguna separación de rejas que hasta puede ser desmontable para que tu auto no se arruine. Con el maletero, tienes que tener la precaución de que pueda conectarse con la luneta, y sacarla para que no tenga ningún problema de asfixia.

Si se trata de un animal pequeño, y con frecuencia sueles trasladarlo, es preferible comprar  un transportín, que son de lo más cómodos, fáciles de limpiar, y que asegurar que por cualquier golpe por cualquier accidente, tu animal tenga una protección más grande que la de tu auto.

Si logras colocarlo en los asientos de atrás lo mejor es que estén en el suelo de ese sector, ya que es preferible que si hay un frenazo, o alguna maniobra se encuentre sujetado por el asiento del conductor.

Lo más novedoso en el mercado son algunos cinturones especiales para animales, que tienen la misma toma que el de las personas. De esa forma, con un auto al que no tienes que modificar para nada, puedes tener un dispositivo seguro.

Hay que recordar que con animales hay que tener precauciones como los de asegurarse de que hayan hecho sus necesidades, que estén tranquilos y en buen estado de salud. Y en caso de que se pongan nerviosos, o intranquilos, no dudes en hacer más paradas de las que deberías o habías planeado para que el animal pueda tener un mejor viaje, y que tu también lo tengas.