Seguros

perro-pitbullAl momento de pensar en adoptar a una mascota son muchas las cosas que se deben tener en cuenta no solo para su cuidado, sino también para el de los demás. Tener un perro implica una responsabilidad civil, siendo uno el  único responsable frente a los daños o perjuicios que llegara a producir el animal a terceras personas. Como bien dice el dicho, “mejor prevenir que curar”,  entonces contrate un seguro para su perro, en función a sus necesidades o costo más conveniente, y así podrá disfrutar a pleno de su mascota.
Contratar un seguro no es obligatorio, excepto que el perro en cuestión se encuentre encuadrado dentro de los considerados como potencialmente peligrosos, en ese caso es obligatoria la contratación de una póliza de responsabilidad civil de 120.202 euros como mínimo.
Un animal potencialmente peligroso es aquel que por su naturaleza física, peso, tamaño, complexión, fuerza o mandíbula, puedan ser proclives de causar daños tanto a terceras  personas como al entorno. También, están incluidos en esta nómina los que por su temperamento agresivo muestren indicios de violencia.
Las razas consideradas potencialmente peligrosas son: El American Staffordshire Terrier, Pit Bull Terrier, Bullmastif, Doberman, Dogo Argentino, Dogo de Burdeos, Dogo del Tibet, Fila Brasileiro, Mastín Napolitano, Presa Canario, Presa Mallorquín, Rottweiler, Staffordchire Bull Terrier, Tosa Inu y Akita Inu.
Por ello, para prevenir posibles males es de carácter obligatorio la contratación de un seguro de responsabilidad civil, con la correspondiente identificación e inscripción del animal en el Ayuntamiento más cercano, así como tramitar una licencia administrativa para la tenencia del animal.
Quienes residan en la Comunidad de Madrid o en la Comunidad Autónoma del País Vasco, la legislación establece para los titulares de las mascotas la exigencia de contratar un Seguro de Responsabilidad Civil para todos los perros, sin distinción de raza o tamaño, para cubrir los daños que llegara a ocasionar su perro a otras personas o bienes ajenos.
Por lo general, los seguros para animales de compañías se hacen cargo de las indemnizaciones por aquellos daños provocados por el perro, asistencia legal, fianzas, etc. Incluso, hay otros que contemplan gastos por asistencia veterinaria, sacrificio o indemnización por fallecimiento.